Tishá BeAv

¿Qué pasó en Tishá BeAv?

Nuestros Sabios sostenían que este día había sido predeterminado para ser un día trágico para el pueblo judío. De algún modo, durante todo el año hay fechas alegres y de celebración, pero las calamidades (puranut en hebreo), se reúnen en esta fecha específica.

De acuerdo al Talmud, Dios marcó al nueve de Av como un día de calamidad por el incidente, narrado en Números 13-14, que ocurrió en ese día durante la travesía de los israelitas por el desierto. Los espías (merraglim) enviados a Canaán trajeron un reporte desalentador y el pueblo, mostrando ingratitud y una completa falta de fe en las promesas de Dios para con ellos, lloró lamentando su suerte. Como resultado Dios declaró: “Ustedes lloraron sin causa; por esto haré de éste un día de eterno duelo para ustedes por sus generaciones” Y fue entonces cuando se declaró que el Templo sería destruído en el nueve de Av y que en ese día los israelitas saldrían al exilio. (Bavlí Taanit 29a).

 La destrucción de Jerusalén y la pérdida del estado judío no son los únicos eventos trágicos que han ocurrido en el nueve de Av. La Mishná enumera los siguientes eventos: en el nueve de Av fue decretado que nuestros ancestros no entrarían a la tierra de Israel (Números 14:29), el primer y el segundo templo fueron destruídos, Beitar fue capturado y Jerusalén fue arada. (Mishná Ta’anit 4:6)

Algunos hechos que ocurrieron el nueve de Av:

Es una trágica coincidencia que, desde los tiempos de la Mishná, muchas otras calamidades han ocurrido en la historia judía en el nueve de Av.  

  • En Tisha BeAv del año 1290, el rey Eduardo I firmó el edicto que expulsaba a sus subditos judíos y los obligaba a abandonar Inglaterra.  
  • La expulsión de España ocurrió en la misma fecha en el año 1492.  
  • Tisha BeAv también marcó el inicio de la Primera Guerra Mundial, la cual comenzó un largo periodo de sufrimiento para el pueblo judío.  
  • Este periodo no sólo se vio acompañado de pogroms y masacres perpetrados en contra de los judíos de Rusia, Polonia y otros países de Europa Oriental, sino que fue el preludio de la Segunda Guerra Mundial y la salvaje destrucción de seis millones de judíos en la Shoá. 
  • En la Argentina, el atentado a la sede de la AMIA-DAIA, ocurrido el 18 de julio de 1994, coincidió con el 10 de Av, con lo cual, siempre se lo relaciona con el día de Tisha BeAv.

Bein HaMetzarim (entre las estrecheces) El periodo de tiempo de las llamadas Tres Semanas, que abarcan desde el momento del sitio inicial de la antigua Jerusalén, hasta la destrucción de la ciudad y su Templo, se conoce como Bein HaMetzarim. Esto implica que el periodo de tiempo que va desde el 17 de Tamuz hasta el 9 de Av representa tiempos de introspección, de recuerdo y de plegaria. No se realizan grandes festejos, y se mantienen costumbres de duelo.

Después de Iom Kipur, Tisha BeAv es considerado el ayuno más importante para la tradición judía, llegando a durar también 25 horas. Sus cinco prohibiciones principales establecidas incluyen comer, beber, calzar zapatos de cuero, higienizarse y mantener relaciones íntimas. Existen, además, otras acciones propias del luto que por costumbre también se contemplan, tales como estudiar Torá (con la excepción de los libros que comparten el tono sombrío del día como el libro de Job, los fragmentos del Talmud que narran la destrucción de Jerusalén y partes del libro de Jeremías), trabajar, sentarse en una silla, saludar personas, entre otras actividades de ocio y esparcimiento. 

En Tishá BeAv (a la noche y a la mañana) leemos El Libro de Eijá (Lamentaciones), el lamento poético de Jeremías sobre la destrucción del Primer Templo de Jerusalem. También recitamos Kinot (Elegías) especiales.

El ayuno de Tishá Beav comienza la noche anterior, como lo hace el ayuno de Yom Kippur, y por lo tanto la última comida debe ser consumida antes de la puesta del sol. Esta cena, llamada סְעוּדָה הַמַּפְסֶקֶת (se’udá hamafeseket- la cena interruptora) dado que marca la frontera entre los periodos de comer y ayunar, se caracteriza por varias costumbres de duelo. 

El talit y los tefilín no se usan durante Shajarit (rezo matutino) como una señal adicional de luto.  

Los tefilín son denominados פְּאֵר (pe.er) o “ornamento” y el libro de Lamentaciones dice: “El Señor ha hecho caer del cielo a la tierra תִּפְאֶרֶת יִשְׂרָאֵל (tiféret Israel- la belleza de Israel)” (Lamentaciones 2:1), lo cual se interpretó como una referencia a los tefilín.

Al comenzar Minjá (rezo de la tarde) se ponen el talit y los tefilín

 En la comida después del ayuno debe abstenerse de consumir carne y vino ya que la quema del Templo continuó hasta el día siguiente.

 Si Tishá BeAv cae en Shabat es pospuesto hasta el domingo, dado que en Shabat está prohibido ayunar o hacer manifestaciones públicas de duelo.

De igual modo que las semanas previas a Tishá BeAv están marcadas por prácticas que acentúan el tono sombrío de este período, las semanas que le siguen están marcadas por prácticas que estimulan un ánimo de consolación y de consuelo.  Durante las siete semanas después de Tishá BeAv leemos haftarot que consuelan a los Israelitas con la promesa de la restauración de Sión.  Estas se conocen como שְׁבַע דְּנֶחָמָתָא (shevá denejamata- las siete de consolación).  El primer shabat después de Tishá Beav se conoce como שַׁבַּת נַחֲמוּ porque la primera de estas siete haftarot comienza con נַחֲמוּ נַחֲמוּ עַמִּי (najamú najamú ‘ammí- consúela, consúela a mi pueblo- Isaías 40:1)